El Héroe del Centavo

Llama inmortal
11 Jul 2019
Parodia Rítmica
11 Jul 2019
PERSONAJES

El Héroe del Centavo

 

Al llegar a una nueva ciudad se sorprende uno por las diferencias en cultura y en historia. Así me pasó al llegar de mi querida tierra, México, a la Ciudad de Panamá. Múltiples cosas llamaron mi atención, una de ellas fue su moneda, especialmente la del centavo. La primera vez que la vi quedé impresionado, una llama de la curiosidad se encendió en mí. En la cara del pequeño pedazo de bronce acuñado yacía un indígena, la expresión de su rostro era agresiva, pero mostraba certeza; la cara de un hombre con propósito. Se asemejaba a la expresión de un tigre en busca de su presa, que no se rinde por nada. Sobre la cabeza del hombre que vi en esa moneda se podía leer un nombre: Urracá. Instantáneamente, varias preguntas comenzaron a formularse en mi cerebro. ¿Quién es el indígena que lleva el nombre de Urracá? ¿Qué fue lo que hizo para que lo pusieran en esta moneda? ¿Cuál fue su importancia en la historia de esta maravillosa nación? Decidí comenzar a investigar para aclarar mis dudas.

Después de preguntarle a varios profesores e investigar en páginas de internet y  libros, aprendí que Urracá fue un cacique indígena Ngäbe, veragüense del siglo XV que decidió no someterse al reino español. Cuando los españoles llegaron a Panamá ,les fue difícil dominar a los pobladores del istmo. Mientras más se difundieron en el país, más pelea tuvieron que soportar. Urracá unió fuerzas con muchos líderes indígenas para defenderse de los ataques españoles. Entre ellos estaban los caciques Ponca y Tabor. De acuerdo al artículo Resistencia indígena contra los españoles del sitio Panamá historia, él luchó durante nueve años con gran valentía; dispuesto a  dar su vida luchando por su país. Esto requiere agallas de hierro, y quedé sorprendido por cuan importante fue y porque nunca decidió darse por vencido.

En uno de los libros que leí, Panameños Ilustres por Jorge Conte Porras, me llamó la atención que cada vez que lo encarcelaban, él desaparecía con el viento, sin dejar un trazo. Era sigiloso y sensato en su manera de escapar, pues ni siquiera el más inteligente de los españoles pudo averiguar cómo este hombre lograba escabullirse. A pesar de ser silencioso como un gato al ser capturado, se decía que en el momento de batalla Urracá se convertía en un tigre feroz, tal como percibí al ver su rostro en la moneda. Cómo dijo Julio B. Sosa en La India Dormida, “En medio del tumulto, de la ola de gritos estridentes, el indómito Urraca, bañado en sangre, sangre de sus heridas y sangre de la de sus súbditos, recorría las filas dando bríos a las huestes. Por su cabeza pasaban los tiros sin herirle, como si lo cubriera una coraza que lo hiciera invulnerable.”

Cuando se trataba de proteger a su gente, era victoria o morir, rendirse no existía en el vocabulario de Urracá. Es un símbolo de la valentía de los nativos y mantiene una importancia grande en la comunidad de Veraguas. Hoy en día hay lugares y monumentos que usan el nombre de Urracá. El más conocido de ellos es el Parque Urracá en la Ciudad de Panamá, un parque público y conocido que recuerda a la población panameña sobre las peleas de los indígenas contra los conquistadores, algo que trae orgullo al alma de todos. Urracá fue un héroe de guerra y un líder honorable, pero más que todo fue un luchador incansable.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES: