Parodia Rítmica

El Héroe del Centavo
11 Jul 2019
Crónica de un Estudiante En La Ciudad de las Sombras Armadas
15 Jul 2019
CULTURA

Parodia Rítmica

El 24 de octubre se celebra el día de las Naciones Unidas. En mi colegio, se organiza un desfile en el que cada uno viste la ropa típica de su país: maestros, estudiantes y administrativos se atavian formando una oleada de colores. El contraste cultural que se aprecia durante el desfile refleja la diversidad étnica que compone la sociedad panameña. Con mucho orgullo, me visto de “chulapa”:  flor en la cabeza abrazada por un pañuelo blanco, tacones que combinen perfectamente con mi estrecho vestido, cuya larga y voluminosa falda consta de varios volantes que hacen juego con las mangas. Por último, los accesorios: pulseras, pendientes, peineta y collares, todo escandalosamente grande, a juego con el maquillaje llamativo. Esto lo hago todos los años, y cada uno con más entusiasmo que el anterior, pues me honra usar la vestimenta tradicional de mi ciudad natal: Madrid, España.

El año pasado mientras desfilaba me llamó la atención el traje de la maestra Michelle de Gracia, llevaba un vestido colorido que parecía un conjunto de pañuelos cosidos a mano. En los pañuelos había toda clase de patrones y colores: flores, pájaros mariposas, corazones, rayas, puntos o colores sólidos. En la cabeza llevaba una enorme corona dorada, con cristales azules y rojos, de donde colgaban lazos multicolor que combinaban perfectamente con los pañuelos de su falda, era tan grande que parecía que iba a volcar a la profesora en cualquier momento. El traje resaltaba entre la muchedumbre, me intrigó tanto, que no me pude resistir y pregunté. Resultó ser el traje de la reina Congo. Lo primero que supe fue que es un baile creado como burla hacia la corona española. ¿Cómo?  Inmediatamente me sentí involucrada y con el deber de indagar más. Después de explorar un poco logré revelar el verdadero origen del baile.

Durante la conquista española en el siglo XV, los indígenas que habitaban el nuevo continente fueron esclavizados. En 1519 la reina de España declaró su libertad, sustituyéndolos por africanos, según los «amos» ellos toleraban más el trabajo agotador y severo. 29 años después, algunos africanos se rebelaron y decidieron escaparse hacia los bosques, haciéndose conocer como los cimarrones. En su tiempo libre, tocaban sus tambores y bailaban para recordar su tierra, sus raíces, ahora inimaginablemente lejos, así nació el baile Congo. Ellos quisieron imitar la forma de vida de sus “amos” incluyendo sus costumbres, religión y estructura social. Es la reina el personaje con más autoridad en ese baile, eso me contó el señor Luis Valencia, que conoce personalmente la cultura Congo. El Congo tiene pasos distintos: el “tumbao”, movimiento de cintura y caderas, caracterizándolo como el más popular de los bailes negroides del folclor panameño.

Desde pequeña mis familiares me han contado historias sobre aquellos que han gobernado nuestra nación. Para ellos es muy importante que la llama de la historia y la cultura española se mantenga encendida en mí. No solo es saber sobre la historia, sino integrarse, investigar y aprender a base de tu propia curiosidad. Mis padres quieren que aprenda sobre España, su cultura y su gente; también les parece muy importante que sepa sobre la historia de Panamá, ya que es el lugar donde me he criado y al que considero mi hogar. Al final del día, después de 527 años de la conquista, y 500 años de la fundación de la hermosa ciudad donde vivo, descubrí como mi pasado y presente son entrelazados gracias a esta parodia rítmica.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES: