El deporte que prevalece

Justicia Arrabalera
15 Jul 2019
Remando en el istmo
15 Jul 2019
DEPORTES

El deporte que prevalece

 

Desde que tengo memoria los panameños disfrutamos del béisbol con gran intensidad, tenemos maravillosos recuerdos desde las populares “birrias” hasta campeonatos como el que disfruto hoy. Después de meses sin ir a un juego, decidí ir con un grupo de amigos y familiares de Aguadulce a ver la final de la juvenil entre Panamá Este y Coclé . “Bum, bum, bum” hacía mi corazón al subir cada escalón del lugar donde los sueños se cumplen; el lugar donde esa noche cumplirían sus sueños los jugadores de Coclé o Panamá Este; como ser firmados por grandes equipos y  jugar en el estadios de los Yankees, Houston Astros o Texas Rangers.

Al llegar a mi asiento, la cantidad de fanáticos que abarrotaron el Rod Carew me impresionó , a mi alrededor la barra de Coclé y a mi lado izquierdo la de Panamá Este. Todos apoyaban a los jugadores con gritos y aplausos  ¡Coclé aquí está tu barra!; al otro lado había una  mancha azul en las gradas,los fanáticos de Panamá Este cantaban  al ritmo de una murga ¡Ahí, ahí, ahí  está el campeón! Sentía  la pasión de  los fanáticos;  apreciaba la emoción en la mirada de los jugadores   por ver el estadio lleno de personas. Pasaban los episodios,  la intensidad incrementaba. Coclé ganaba 6 carreras por 0,  parte  alta del noveno episodio y  la tensión invadía el área como una densa nube. Era la última oportunidad de Panamá Este para anotar. Coclé lanzó  la pelota,  el poderoso batazo de el otro equipo la lanzó  por el aire con mucha fuerza, cortando la tensión que invadía el estadio. Todos estaban desesperados, la barra de Este esperaba que su equipo remontara, y la de Coclé  ese último out para lograr la victoria. El jugador corría mirando hacia arriba, buscando la  pelota que les daría el trofeo. Era el último out después de 55 años sin alzar el trofeo, esa noche se iluminaba con los grandes faros que llenaban de vida la cancha. ¡Coclé alcanzó la anhelada victoria!. La emoción de los jugadores y  la fanaticada era extrema: unos saltaban, otros  hicieron volar sus bebidas, ¡Salimos todos empapados! Las mujeres, cual reinas de carnaval bailaban al son de la murga , cuyas armoniosas notas sobresalían entre el escándalo.

En esta festividad me puse a pensar en cuánto el béisbol influye en  los panameños, cómo ha estado presente en mi vida desde siempre, y me asaltó la duda. ¿Siempre ha sido así? ¿Desde cuándo los panameños viven el béisbol con tanta pasión? Le pregunté a mi padre, que recién se había retirado de las grandes ligas. Me contó que los panameños lo  practican desde el siglo XIX, cuando estudiantes que venían de universidades norteamericanas empezaron a jugarlo en nuestro país. También me dijo, que el inicio de las construcción del Canal de Panamá  en 1904 introdujo el béisbol a los panameños. Se jugaba dentro de la antigua Zona del Canal por los trabajadores norteamericanos, con la convivencia, los panameños empezaron a  practicarlo primordialmente en las áreas terminales del Ferrocarril Transístmico, las ciudades de Panamá y Colón. Con el tiempo,  llegó  al área bananera de Bocas del Toro, y paulatinamente se extendió por la República entera. Se organizaban juegos entre norteamericanos y panameños, convirtiéndolo en una de las actividades deportivas más importantes en Panamá. Hoy, hay tantos panameños que han llegado a las grandes ligas como: Roberto Kelly, Rod Carew, Mariano Rivera y Carlos Lee, representando a Panamá fuera del país.

El béisbol es el deporte que más gloria le ha dado a la República, desde categorías “bin bin” hasta las grandes ligas. Lo he experimentado desde pequeña,  mi hermano que estuvo en la “bin bin”, mi padre llegó  a las grandes ligas. En estas dos categorías he apreciado cómo los panameños disfrutamos este deporte, cómo une a todo el país y cómo se ha convertido en parte de las tradiciones  de nuestro Panamá, tanto nacional como internacionalmente.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES: