Justicia Arrabalera

Crónica de un Estudiante En La Ciudad de las Sombras Armadas
15 Jul 2019
El deporte que prevalece
15 Jul 2019
PERSONAJES

Justicia Arrabalera

 

Cada vez que iba a  visitar a mi abuelo, ojeaba los libros en su repisa y me llamaba la atención que algunos eran sobre Carlos Antonio Mendoza. Pensé que eran sobre mi papá, quien tiene el mismo nombre, pero al mirar las portadas supe  que no era así. Entonces, ¿Quién sería ? Como yo era tan pequeña no entendía nada, ¿Por qué fue una persona importante? Al pasar de los años logré comprenderlo. Mi abuelo me contó  que Carlos A. Mendoza, su abuelo, fue uno de los primeros presidentes de Panamá.  ¡Cuánto orgullo empecé a sentir cada vez que escuchaba a la gente decir su nombre! Seguí creciendo, al igual que mi curiosidad; aún así, no  entendía qué tan importante fue él en la historia de Panamá. Entonces,  recordé los libros de mi abuelo, aquellos que solía ojear, y esta vez los leí con detenimiento y así fui aprendiendo más sobre el origen de mi familia.

Los libros primero me contaron sobre un hombre nativo de Coclé, Victoriano Lorenzo   uno de los únicos indígenas que podía escribir y leer en esa época. Después conocí que Pedro de Hoyos era  el alcalde de Capira,  conocido por ser injusto con los indígenas.  En 1890, Hoyos atacó a Lorenzo y este, al defenderse, lo mató. ¿Qué constituye la justicia? ¿Quién fue el malo: quien mató para defenderse, o el alcalde corrupto? Todas estas dudas surgieron cuando Victoriano Lorenzo se presentó ante  las autoridades tras la muerte del alcalde de Capira. Un joven periodista, político, y abogado desconocido, se propuso responder esas interrogantes y defender al  indígena acusado: Carlos A. Mendoza

Su tesis para la defensa del “ Cholo” , como lo llamaban, fue que la sociedad tenía parte de culpa por la violencia radical hacia los marginados. Como la mayoría de las cosas que decía, era una opinión innovadora, pero impopular. “En vuestras manos, señor magistrado, está reparar en parte el mal. Hacedlo así, y tendréis el aplauso de la gente sensata, y, más que todo, la satisfacción del deber cumplido,” escribió Mendoza.

Victoriano Lorenzo fue condenado a nueve años en la prisión de Las Bóvedas ubicada la nueva ciudad de Panamá en esa época, en San Felipe. Mientras pagaba por sus crímenes, la revolución en Panamá era inminente. Durante la Guerra de los Mil Días, Carlos Mendoza fue nombrado el Secretario de Gobierno del Jefe Civil y Militar del liberalismo. Su popularidad en el mundo político de Panamá creció y en 1903, se le pidió que escriba el borrador para el Acta de Independencia de Panamá. En 1910, Mendoza, hasta entonces Designado (Vicepresidente), fue proclamado el tercer presidente de Panamá tras la muerte del Presidente de Obaldia.

Hoy, más de 103 años después de su muerte sus descendientes permanecemos en la misma ciudad, en esta capital del mundo; aquí, donde mi tatarabuelo fue criado, se hizo profesional, y se catapultó su  carrera: la ciudad de Panamá. Por mis venas corre su sangre. El es el orgullo de mi familia. Yo, como él, soy una Mendoza.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES: